Fiscalidad

Fiscalidad | He alquilado un piso a un familiar, ¿cómo debo declararlo en la renta?

Posted by on Jun 9, 2016 in Fiscalidad |
Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/21/d279810573/htdocs/gesdecomdenia/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Comentarios desactivados en Fiscalidad | He alquilado un piso a un familiar, ¿cómo debo declararlo en la renta?

Fiscalidad | He alquilado un piso a un familiar, ¿cómo debo declararlo en la renta?

He alquilado un piso a un familiar, ¿cómo debo declararlo en la renta? Tengo un piso alquilado a un familiar, que me paga una mensualidad por vivir en él. ¿Cómo debe reflejarse en la declaración de la renta y qué imputación se debe indicar? Tengo un piso alquilado a un familiar, que me paga una mensualidad por vivir en él. Me gustaría saber cómo debe reflejarse en la declaración de renta el uso de esta vivienda y qué imputación (si corresponde) se debe indicar. Se consideran rendimientos íntegros del capital inmobiliario todos los rendimientos procedentes de la titularidad de bienes inmuebles de naturaleza rústica o urbana, o derechos reales que recaen sobre los mismos, no afectos a actividades económicas, que se derivan del arrendamiento. La Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas únicamente incluye dentro de los rendimientos del capital inmobiliario a los derivados del arrendamiento o de la constitución o cesión de derechos o facultades sobre bienes inmuebles, incluyendo dentro de este concepto a los derechos reales de naturaleza inmobiliaria. Por el contrario, la renta derivada de los inmuebles propios no arrendados o subarrendados se califica como rentas inmobiliarias imputadas. Los rendimientos netos del capital inmobiliario se determinan por la diferencia entre los ingresos íntegros y los gastos necesarios para su obtención, con la limitación que señalaré más adelante. Se computan como rendimientos o ingresos íntegros el importe que, por todos los conceptos, se reciba del arrendatario, subarrendatario, adquirente o cesionario, incluido, en su caso, el correspondiente a todos aquellos bienes cedidos con el inmueble y excluido el IVA o, en su caso, el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC). Los gastos que pueden restarse de los ingresos íntegros para determinar el rendimiento neto son todos los necesarios para la obtención de aquellos, incluida la amortización de los inmuebles. En relación con el importe máximo de los gastos fiscalmente deducibles, hay que tener en cuenta que el importe total a deducir de los gastos por intereses, financiación y reparación y conservación no puede exceder conjuntamente, para cada bien o derecho, de la cuantía de los rendimientos íntegros obtenidos. El exceso se puede deducir en los cuatro años siguientes con este mismo límite. Lo anterior determina que el rendimiento neto no pueda ser negativo por la deducción de los intereses y de los gastos de reparación o conservación exclusivamente, pero sí puede serlo por la deducción de otros gastos, unidos o no a los intereses. Los arrendadores de bienes inmuebles destinados a vivienda por sus arrendatarios tienen derecho a reducir el rendimiento neto en un 60%. Desde el 1-1-2015, esta reducción solo es aplicable respecto de los rendimientos netos positivos declarados por el contribuyente, no así, por tanto, cuando se trate de rendimientos negativos o de rendimientos positivos que sean descubiertos por la Administración. Cuando el adquirente, cesionario, arrendatario o subarrendatario del bien inmueble o del derecho real que recae sobre el mismo es el cónyuge o un pariente, incluidos los afines hasta el tercer grado inclusive del contribuyente, se establece un rendimiento neto mínimo. Los parientes a considerar lo son tanto por consanguinidad, incluida la adopción, como por afinidad, cónyuges… El grado de parentesco hasta el tercer grado puede ser en línea directa o colateral, por lo que se incluyen las cesiones con el padre, abuelo, bisabuelo, o con el hijo, nieto, bisnieto, y también las cesiones o arrendamientos de una persona con su hermano, sobrino y tío. El rendimiento neto mínimo a considerar, que como tal regla de valoración no admite prueba en contrario, es el resultado de aplicar el 2% (o el 1,1% si...

Read More

Fiscalidad | ¿Se pueden desgravar los gastos de una reforma en una segunda residencia?

Posted by on Jun 9, 2016 in Fiscalidad |
Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/21/d279810573/htdocs/gesdecomdenia/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Comentarios desactivados en Fiscalidad | ¿Se pueden desgravar los gastos de una reforma en una segunda residencia?

Fiscalidad | ¿Se pueden desgravar los gastos de una reforma en una segunda residencia?

¿Se pueden desgravar los gastos de una reforma en una segunda residencia? Hace unos meses compré una segunda residencia y he realizado reforma en ella. Me gustaría saber si puedo desgravar esos gastos en la declaración de la renta. No. Solamente si esta se encuentra arrendada se podrán deducir, de las rentas que se obtengan del alquiler, los gastos de mantenimiento y conservación de la vivienda arrendada. Los gastos de reforma de la vivienda y la implicación fiscal de los mismos vienen regulados en el Real Decreto-ley 6/2010 de 9 de abril, reforma legal en la que se amplían los supuestos que permiten deducir en el IRPF parte de lo invertido en la rehabilitación o reforma de la vivienda habitual. Hasta esa reforma solo se podían deducir las obras de rehabilitación que fuesen imprescindibles para la conservación del piso y las relacionadas con la adaptación de la vivienda a minusvalías de algún miembro de la unidad familiar. Con el nuevo decreto, se podían ya deducir las reformas en la vivienda habitual o el edificio en el que esta se encuentra “que tengan por objeto la mejora de la eficiencia energética, la higiene, salud y protección del medio ambiente, la utilización de energías renovables, la seguridad y la estanqueidad, y en particular la sustitución de las instalaciones de electricidad, agua, gas u otros suministros, o favorezcan la accesibilidad al edificio o las viviendas, en los términos previstos en el Real Decreto 2066/2008, de 12 de diciembre, por el que se regula el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012, así como por las obras de instalación de infraestructuras de telecomunicación realizadas durante dicho periodo que permitan el acceso a internet y a servicios de televisión digital en la vivienda habitual del contribuyente”. Quedaban fuera de esta deducción por vivienda las obras que tuviesen un objeto diferente y las que se realizasen en plazas de garaje, jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas y otros elementos análogos. En todo caso, estamos hablando de primera vivienda y de obras de reforma empezadas antes del 1 de enero de 2013, pero en ningún caso de obras de reforma sobre segunda vivienda. Cualquier reforma efectuada en el año 2014 o 2015 no podría ser desgravada. Derrama por humedades Acabo de comprar un piso y me han entregado el documento de que el anterior propietario estaba al corriente de los pagos de la comunidad. Sin embargo, entre la fecha del documento y la firma de la escritura pasaron ocho días, y en ese breve periodo de tiempo la comunidad celebró y acordó por mayoría, en junta general, una derrama por humedades en la finca de 4.000 euros. ¿Quién debe pagar la derrama? Yo todavía no era el propietario de la vivienda. Cuando se adquiere una vivienda, que debe ser mediante la correspondiente escritura pública, el vendedor está obligado a entregar un certificado de deudas que se debe unir a la escritura de compraventa, salvo que el adquirente de forma expresa fuese exonerado por el vendedor de esta obligación. Por el contrario, si, aun siendo una exigencia legal, la vivienda no se ha transmitido por escritura pública sino que se ha hecho mediante contrato privado, no desaparece para el comprador la obligación frente a la comunidad de propietarios de responder con el propio inmueble adquirido de las deudas del año en curso y de las de los anteriores tres años. Este certificado debe venir redactado y expedido por el secretario con el visto bueno del presidente de la comunidad y no por parte de cualquier otro propietario, aunque conviene aclarar que en muchas comunidades el cargo de...

Read More